"Porque el fin no justifica a los
Medios."

martes, 17 de noviembre de 2015

Orientación Vocacional en las redes sociales




Vocación 2.0 es el nombre del taller que realizan los responsables de la pastoral vocacional de once familias religiosas en la ciudad de Riobamba. Guiados por el P. César Piechestein, vocero de la Arquidiócesis de Guayaquil, compartirán criterios que les permitan promover el discernimiento vocacional a través de las redes sociales.

Conscientes de que el uso de las redes sociales, en especial Facebook, crece cada día más entre los jóvenes, se ve claramente la necesidad de usar estos medios para poder orientarles. La presencia en la realidad virtual de los religiosos ha dejado de ser extraña, y hoy por hoy buscan aprender estrategias y métodos que les permitan una presencia más pastoral en Internet.

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana viene realizando esfuerzos para potenciar las distintas áreas de pastoral en todas las jurisdicciones eclesiásticas. Una de las mayores preocupaciones en el país es el creciente deterioro de las familias, cuya principal consecuencia es la desorientación de los niños y jóvenes.

jueves, 13 de agosto de 2015

LOS PERIODISTAS NO PUEDEN PREDECIR EL FUTURO



Cuando de géneros periodísticos se trata hay que decir que existen varios: crónica, opinión, deportivo, religioso, entre otros. Ninguna escuela de comunicación considerará el “pronóstico del futuro” como género válido a la hora de informar objetivamente. Sin embargo hace unos días, en Ecuador, un diario local se permitió hacer vaticinios sobre la vida interna de la Iglesia Católica.
 
Tomándose en serio un falsedad creada y afirmada por el mismo medio de comunicación, lanzaron una afirmación sobre lo que esa supuesta situación generaría a nivel de los pastores de la Iglesia. La supuesta contradicción entre la predicación del Papa Francisco y la doctrina de la Iglesia (afirmación del diario) haría surgir una “dura oposición por parte del clero” (cita textual). Parecían estar convencidos de su propia mentira.

Nadie puede conocer el futuro. Los analistas políticos o económicos suelen hacer pronósticos, siempre teniendo el cuidado de resaltar que es una apreciación personal, pero este no era el caso. El periodismo no considera un caso como el citado, ningún comunicador profesional se atrevería a ponerse a la altura de los adivinos o los videntes, puesto que la predicción del futuro no es parte de su profesión.

El objetivo de mi reflexión es resaltar el valor y la responsabilidad de quienes hacemos comunicación. No podemos publicar como hechos cosas que aún no han sucedido y que nadie sabe si llegarán a suceder. Quienes hacen uso de un medio de comunicación esperan encontrar información exacta, veraz y contrastada. Si quisieran saber el futuro consultarían a los cartománticos.

El fin no justifica a los Medios.

P. César Piechestein

martes, 11 de agosto de 2015

Falsedades en primera plana

El periodismo, al igual que toda profesión, tiene unas reglas y unos límites dictados por la ética, que los que trabajamos en comunicación debemos respetar. De hecho, el medio de comunicación que no se atiene a esas normas pierde lo más importante: la credibilidad. La semana pasada, en Ecuador, un periódico publicó en primera plana varias afirmaciones que no entran dentro de lo que se puede considerar una noticia, porque no se remitían a los hechos, demostrando desconocer los fundamentos de la comunicación social y haciendo con ello desinformación. 

Es por todos conocido que lo controversial llama la atención y que la religión puede ser utilizada en ese sentido. Afirmar que el Santo Padre “contradice la doctrina” es además de falso, malicioso. Si la afirmación fuese demostrable, correspondía al periodista citar con documentos los puntos doctrinales cuestionados, cosa que no hizo el periodista. No lo podía hacer porque no existe ninguna contradicción entre lo que el Papa predica y lo que la Iglesia ha enseñado. 

 Es regla, que cualquier comunicador conoce, que no se puede afirmar algo que luego uno no puede demostrar, de lo contrario estaría mintiendo. En las facultades de periodismo se enseña a comunicar con objetividad, pero parece que a muchos se les hace difícil ser objetivos cuando el tema es la religión. Algunos aducen que es por ignorancia del tema, pero creo que más bien es por irresponsabilidad y falta de respeto al credo de los demás. 

El Papa Francisco y el próximo Sínodo Ordinario buscan renovar, fortalecer y actualizar la pastoral con respecto a la familia. A todos nos interesa que ese mensaje llegue claro y de forma transparente a todo el mundo. Ojalá la prensa escandalosa no vea en eso una oportunidad para llamar la atención y se olviden de la ética profesional. Su propia credibilidad está en juego. 

Porque el fin no justifica a los Medios.

P. César Piechestein

miércoles, 6 de agosto de 2014

Enredes Sociales

Cada día se hace más necesaria la creación de un manual de buenas maneras en las redes sociales, porque la vida online también requiere de buena educación y parece que algunos creen que en el mundo virtual todo está permitido.

Cuando del uso redes sociales se trata, los objetivos pueden ser muy diversos: amistad, publicidad, roce social, romance, chismes, etc. La lista es larga, pero aunque los objetivos en las relaciones sociales a través de la red sean diversos, no son distintos a los que se pueden tener en la vida real. Por lo tanto, me atrevería a afirmar que la urbanidad offline tiene también vigencia online, con ciertos matices.

Cansa, por decir lo menos, encontrarse con personas que utilizan las redes para ventilar problemas personales, muchas veces incluso íntimos. Gente que hace del intercambio de opiniones una discusión ofensiva, que con palabras y hasta imágenes busca descalificar las ideas ajenas, denigrando a quien las enarboló, pasando al plano personal.


La idea de las redes es, precisamente permitirnos entrar en contacto en red, venciendo el obstáculo del tiempo y del espacio. Pasar de estar en red a estar enredados, es realmente una gran pérdida y además un desenfoque de lo que buscan éstos medios. Vale la pena recordar que la titulada “Primavera árabe”, revolución de la democracia en esa parte del planeta, fue iniciada, promovida y sostenida a través de las redes sociales. Eso prueba el poder benéfico de ellas y no es justo, por lo tanto, abajarlas a meros instrumentos para pleitos de muchachitos mal educados (con el respeto que se merecen ellos).

P. César Piechestein
@elcuradetodos

jueves, 29 de mayo de 2014

Una emisora para la Nueva Evangelización


Hace mucho que no le daba movimiento a este blog y la culpa es toda de un proyecto que mi obispo me encargó. Por gracia de Dios ya el proyecto es una realidad y eso me permite poder retomar mi actividad de bloguero y quisiera compartirles la experiencia de poner en marcha una emisora radial institucional.

Han pasado casi dos años de la entrevista en la que mi obispo me comunicó su decisión de poner en marcha una estación radial. Al perder la frecuencia que nos permitía unirnos a Radio Católica Nacional, nuestra diócesis había perdido el medio que le quedaba (la revista diocesana había salido de circulación pocos meses antes). Era hora de volver a estar presente en el apasionante mundo mediático y se haría a través de una nueva emisora.

El reto era grande y más complicado se hizo cuando supimos que era urgente. Yo regresé a Ecuador el 31 de julio del 2012 y la radio debía estar al aire el 1 de septiembre. Personal, programación, remodelación del local (era una vivienda), instalación de equipos, estudios, etc. Todo estaba por hacer y para ello sólo contábamos con un mes.

Para Dios nada es imposible y resultó que comenzamos a transmitir el día previsto. Radio Santiago (nombre escogido por nuestro obispo) es una hermosa realidad que pronto cumplirá dos años dando “La Mejor Noticia”. Con una audiencia que crece velozmente y una parrilla que se ha ido enriqueciendo y diversificando, nuestra radio se ha convertido en lo que se esperaba de ella: un instrumento para acercar a los que se habían alejado.


Espero, poco a poco, ir compartiendo con ustedes la aventura que nos ha tocado vivir. Aventura digo porque es lo que ha sido (y sigue siendo) sacar adelante una emisora radial católica. Pero eso será en varias entregas, por ahora les dejo este abrebocas.

P. César Piechestein

Pueden escucharla en vivo a través de www.radiosantiago.com.ec

jueves, 19 de septiembre de 2013

Yo me llamo César Piechestein




Hace muchos años me enseñaron que la palabra que más nos gusta escuchar es nuestro nombre, y creo que es muy verdad. Me choca un poco cuando en ciertos ambientes se llama a la gente por su apellido o peor, en otros ambientes (supuestamente educativos) se llama a las personas con un número. Nuestro nombre dice mucho, dice que somos alguien único e irrepetible, es parte esencial de nuestra identidad.

Hace pocos días arrancó un programa que lleva por título “Yo me llamo”. En la publicidad previa se nos prometía un concurso de talentos imitando a cantantes famosos. La verdad es que la noticia me entusiasmó, porque en el mismo horario todas las propuestas van de “telebasura” para abajo. Me pareció una buena opción escuchar a gente imitando a sus cantantes favoritos.Y hasta entonces todo iba bien.


El choque vino con el primer programa, en un detalle que quizás podría pasar desapercibido o que a alguien le podría parecer insignificante. La imitación es siempre eso, una imitación, porque cada quien es cada quien. Pero resulta que los participantes se “tienen” que llamar como el famoso al que imitan. Es tan insistente la idea que uno se queda sin escuchar de labios del participante su propio nombre. Ni los jueces, ni el animador (demasiado estridente para mi gusto) lo llaman por su nombre.

Quizás me dirán que es parte del show, que es para ayudarle al imitador a asumir su personaje, pero la verdad es que los despersonalizan. Ya bastante duro es mantener la personalidad en un ambiente alienante como el contemporáneo, como para seguir insistiendo en desposeer a la gente de su propio nombre. Después nos sorprendemos de que nuestros adolescentes estén tan desorientados, sin saber quienes son y adoptando comportamientos que llegan hasta la autodestrucción y ojo que no estoy exagerando (bulímicos, anoréxicos, emo, etc).

Y aunque mi petición redunde: señores responsables de la producción televisiva recuerden que la tele es un instrumento para educar y si se puede educar a través del entretenimiento. Ojalá al menos lo intenten, que no les cuesta nada y seguro se irían a dormir con la conciencia más tranquila.

Yo me llamo César Aníbal Piechestein Garcia y punto final.

viernes, 1 de junio de 2012

En defensa del Padre Paulino Toral - Teresa Arboleda

Ante los feroces e injustos ataques que se están haciendo en contra del P. Paulino Toral, que tuvo el valor de manifestarse en contra de la ideología de género, publico una de las tantas iniciativas de apoyo que han surgido. Esta es una carta publicada en "La República":

Leo una y otra vez las palabras de San Pablo: “Vendrán tiempos en los que no soportarán la sana doctrina sino que se rodearán de maestros a la medida de sus pasiones por halagarse el oído. Cerrarán los oídos a la verdad y se volverán a los mitos.  Pero tú sé sobrio en todo, sé recio en el sufrimiento, esfuérzate  en la propagación del Evangelio, cumple fielmente tu ministerio”.  Y no dejo de recordar a Paulino Toral, el sacerdote que camina erguido, con pasos cortos y ligeros, de aspecto vulnerable pero resuelto y firme, que contempla la fe como la única fuerza de su vida .

A Paulino Toral se lo puede encontrar cualquier día, celebrando la eucaristía o confesando en la iglesia Santa Teresita de Entre Ríos, en Samborondón; fuera de ese lugar es difícil seguir su ritmo de actividades físicas, intelectuales y espirituales.  Este cuencano de 65 años es un auténtico revolucionario cristiano que intenta salvar lo que parece perdido; una persona que incomoda porque interpreta el signo de los tiempos y advierte de los errores de la modernidad; un hombre que alza la voz sin querer fastidiar a los hombres sino mostrarles que está inquieto por su propio bien; un padre que dice a sus hijos (como en un texto de San Agustín): “no puedo consentir que sigáis dormido porque ese sueño sería mortal; tú quieres vivir mal, quieres hundirte… Pero yo no puedo quererlo, yo debo reprenderte aunque no te guste.”

He tenido la bendición de estar cerca del padre Paulino en “La Casa de la Vida”, una obra que avanza rápidamente bajo su impulso, donde él actúa como un eficiente CEO (Chief Executive Officer), pero a mi se me asemeja más a un maestro espiritual que puede dar respuestas a los más profundos cuestionamientos del ser humano a través de su gran conocimiento del Evangelio, su bien desarrollado intelecto y el amor a Dios.
Creo que hoy deben ser un martirio para él las críticas públicas y los insultos, pero él que se refugia en Dios y la Virgen, sabe sobrellevar su sufrimiento y por eso se hace más digno de crédito.  Si se volviera cómodo y callara, no tendría credibilidad, perdería su esencia de sacerdote que sabe que Dios es fuerte y que quien cree no tiembla.

Guayaquil es testigo de la fructífera obra del padre Paulino como sacerdote de la Iglesia Católica. Su trabajo y su lucha contra lo que considera las fuentes y los ataques del mal, no le han robado las fuerzas ni su entusiasmo.  El sabe que el hombre vive relacionado con otros: con su cónyuge, sus hijos, sus amigos.  Que una vida sea buena depende de que esas relaciones estén ordenadas.  Pero ninguna de esas relaciones será correcta si la primera, la relación con Dios no es apropiada.  Y este es el contenido de su obra y su mensaje.

Puedo describir a Paulino Toral con los mejores adjetivos que se pueden dar a un ser humano, pero lo que mejor lo describe son los rostros de esas mujeres que salvan a sus hijos cuando han pensado en matarlos; los de esos niños que nacen porque sus madres se arrepintieron de matarlos;  los de esas niñas que se convierten en madres cuando todavía no saben enfrentar el mundo; los de hombres y mujeres contagiados con VIH; los de jóvenes y adultos agobiados con sus pesares, a quienes Paulino Toral, en el pleno ejercicio de su sacerdocio, ha ayudado de múltiples maneras, pero por sobre todo, llevándolos a un camino de misericordia y esperanza, en el origen del misterio de la fe.


Por Teresa Arboleda
Guayaquil, Ecuador

viernes, 18 de mayo de 2012

Carta del P. Andrès Ulloa a la revista Vistazo: periodistas parcializados

Señores
Revista Vistazo

Para muchos lectores de revista Vistazo causa gran malestar que en una revista con muchos artículos de gran calidad periodística, se publiquen desde hace ya algunos meses artículos relativos a la familia y a la sociedad ecuatoriana siempre en el mismo tono, y siempre con las mismas conclusiones. Se tratan temas tan graves y tristes como la infidelidad matrimonial como si fueran cosas indiferentes, se publican articulos decididamente a favor de la homosexualidad, familias alternativas, etc. El ciudadano común queda sorprendido con dichos artículos, porque no corresponden a la verdad de nuestra sociedad.

Por lo tanto, pedimos a la revista Vistazo que cambie a dichos  periodistas o nosotros cambiaremos de revista, los articúlos a los que nos referimos son claramente parcializados, si la revista ofende la forma de concebir la familia de la gran mayoría de los ecuatorianos (no se trata de religión) es hora de eliminar nuestras suscripciones a la revista. Los lectores tenemos derecho a reportajes objetivos, para las opiniones parcializadas bastan los editoriales, no vamos a premiar con nuestro dinero a los que nos quieren imponer su forma de ver la vida.

Atentamente,

Andrés Ulloa Ochoa

jueves, 10 de mayo de 2012

Carta del P. Paulino Toral a la revista Vistazo: en defensa de la familia

Señores
VISTAZO
Guayaquil


Después de leer el artículo Familias Diversas (04.05.12) me siento en el derecho y el deber de decirles. Ruego, en base a los principios éticos del periodismo, que publiquen íntegra esta carta en la próxima edición de Vistazo
La selección de los hechos es favorable a la ideología de género; igualmente, los testimonios y opiniones sobre esos hechos son favorables a esa perversa ideología. Negarlo sería insincero. *Ustedes no se limitan a informar, sino que informando a medias, en realidad buscan "desinformar" al lector, con el propósito último de deformarlo.

No cabe la menor duda.La herramienta de la Prensa es la palabra; con ella construye o destruye. Todo el mundo sabe (sobre todo, los especialistas) que la ideología de género tiene como estrategia la manipulación del lenguaje y la Prensa, para así corromper hábilmente las conciencias. Si una publicación se presta a tal manipulación, indiscutiblemente se ubica dentro de la corriente de esa perversa ideología esencialmente manipuladora. Vergonzosamente, Vistazo se auto-ubica dentro del corrupto movimiento de género. *No lo digo yo: ustedes lo hacen.*

Informar sobre los hechos es bueno, si es para formar las mentes. Pero informar a medias, seleccionando los hechos que conviene, con el clandestino propósito a deformar a los destinatarios, es lo mismo que ubicarse en el espacio destinado a esa Prensa deshonesta *¿Por qué, si no, cuentan lo positivo de las llamadas "familias alternativas", y se callan los traumas psicológicos y los descarríos morales que ellas generan? ¿Por qué no cuentan también lo positivo de las familias naturales?*
 
Lo que ustedes, los ideólogos del género llaman "familias alternativas" han existido siempre y en todas partes; pero nunca se las llamó "familias" con claros propósitos ideológicos. Por motivos emergentes y como estrategia práctica, efectivamente, se unieron siempre los miembros de un núcleo familiar, ante el trabajo agrícola, ante el agresor externo, ante los vacíos de autoridad por el fallecimiento o la emigración de los padres; o la viudez, el divorcio o la maternidad o paternidad solteros...
 
De acuerdo. Pero nunca nadie pensó en un nuevo concepto de familia. La familia permanecía intocada e intocable. Pero, una vez más, con la deshonestidad propia de la ideología de género Vistazo manipula los hechos sociales, para llevar a cabo la llamada *"reingeniería social"*, que consiste en cambiar las fundamentales bases humanas de la sociedad, destruyendo ante todo la familia tal como naturalmente la ideó Dios, para lograr infiltrar las familias llamadas "homoparentales" (padre y madre del mismo sexo) como un tipo más de "familia alternativa". Vistazo se presta a la jugada destructiva.
 
La Prensa que reclama la "libertad de expresión" y usa de esa "libertad" para difundir el mal y la mentira, degrada la libertad en libertinaje, y se degenera a sí misma en Prensa corrompida y corruptora.
 
Todo el mundo sabe que la Constitución Montecristi (2008) fue el caballo de Troya que usó el partido político actualmente en el Poder para deslizar en nuestro Ecuador la ideología de género; aunque ahora, sin negar que tal corrupción se diera, dicen que no fueron ellos, que otros fueron los malos, que ellos son santos canonizables...
 
Si un medio de comunicación se pone al servicio de la maquiavélica jugada de Montecristi, en modo alguno puede jactarse de ser independiente respecto a la clase política dominante. Definitivamente, con publicaciones como esta, ustedes se convierten en cómplices y encubridores del delito de lesa humanidad, cuya esencia está en corromper a toda una masa humana, incluyendo a los niños, los adolescentes y los jóvenes.
 
Quien escribe sobre el tema del artículo, una de dos: O no está al tanto de la perversidad de la ideología de género; en este caso estamos ante un periodismo inepto y sin un mínimo de categoría profesional.
 
O, por lo contrario, está bien informado de tal perversidad, entonces, estamos ante un periodismo maquiavélico, que no se detiene ante ningún medio para conseguir la corrupción de los lectores ¿Cómo ustedes pueden, a la vez que difunden la amoralidad extrema que consiste en negar todamoralidad natural, presentarse ante nosotros como los grandes moralizadores del país? Aclárense. 

La Ideología de género se ha propuesto el final de la familia natural para lograr la corrupción de los niños y adolescentes. Hay que acabar con la familia - dice esta ideología - porque es en ella donde los niños y los adolescentes captan como algo natural la diferenciación entre varón y mujer; el sentido de Dios, el valor de la religión, la necesidad del matrimonio; el aprecio a la familia misma; comprende a través de los ojos el rol del varón y la mujer, establecido por Dios y la naturaleza. La distinción entre varón y mujer es simplemente un esquema judeo-cristiano, bíblico, que debe ser abandonado como fruto de una cultura trasnochada. Quien defiende la distinción entre varón y mujer es un "sexista". La idea de sexo debe ser sustituida por la de "género", según la cual, uno puede libremente optar por la "orientación sexual" que se le ocurra, sin ningún límite. Vistazo con esta publicación se ubica claramente a favor de esta reingeniería social atea e inhumana. Lamentable.

No es verdad que la Iglesia impuso desde el Concilio de Trento la familia formada por un solo hombre y una sola mujer. ¡No es posible que Vistazo se preste a decir semejante aberración histórica! ¡Una revista culta! El matrimonio es una institución natural. La libido, por la cual los dos sexos complementarios se atraen, es común con los animales; pero la inclinación a buscar un compañero/a estable para unirse en matrimonio y formar una familia es de Ley Natural. Entre los animales, el macho y la hembra se aparean, la hembra cuida a los cachorros y después cada uno toma su camino. Nunca un perro dice: ese perro es mi tío...
 
El matrimonio, no como sacramento, sino como institución natural, existe antes de Cristo y fuera de la Iglesia. La familia, igual. Y la existencia de la Ley Natural no es una afirmación exclusiva de la Iglesia Católica, antes de Cristo y fuera de la Iglesia, Aristóteles 384-322 aC dijo:

“La justicia se encuentra en la ley natural y la ley positiva. La natural es inmutable y aplicable en todas partes; la positiva varía con el tiempo y la cultura”. Y Cicerón + 46 aC “La República”:

“Existe una ley verdadera, de acuerdo con la naturaleza, conocida por todos, constante y eterna. A esta ley no es lícito agregarle ni derogarle nada. No podemos disolverla por medio del Senado o del pueblo. No existe una ley en Roma y otra en Atenas, una ahora y otra en el porvenir; sino una misma ley, eterna e inmutable, sujeta a toda la humanidad en todo tiempo”.

Es lamentable que una revista que está en todos los hogares se haya prestado para ser manipulada por la ideología de género. Habrá un día, quizá, en el que ustedes comprendan el mal que han hecho y la confusión que han sembrado con este artículo...: Cuando ustedes salgan a la sala de su casa para la petición de mano de su hija y ella les diga: "esta es mi novia, quiero casarme con ella para formar una familia alternativa; ya tengo contratado el vientre de alquiler y he comprado el semen, no sé de quién, para darles a ustedes nietos"... O tengan que ir a la casa del novio de su hijo para pedir la mano del homosexual con quien su hijo contraerá matrimonio para formar "una familia alternativa"... Quizá les toque publicar las fotos en la sección "Sociedad" de su revista...

Ese día no sé si llegue; pero el mal está ya hecho, y ustedes serán quienes en un futuro no muy lejano, sembrando hoy vientos, cosecharán mañana tempestades... No hay libertad sin responsabilidad; ni responsabilidad sin premio o castigo divinos.

Termino recordándoles que Dios existe, que Él no es ningún pintado en la pared. Como decía Pedro Calderón de la Barca, en El Gran Teatro del mundo:
"Obrad bien, que Dios es Dios"; que con Dios y sus cosas sagradas no se juega impunemente, ni se las usa para vender más, y ganar más dólares. El dinero es un bien; pero un bien mayor es la familia, la natural, única ideada por Dios... La familia natural, que suplico al Buen Dios, formen su hijos o sus hijas... Y que Dios les dé muchos y maravillosos nietos nietas: varones bien varones, y mujeres, bien mujeres...Y que nunca tenganque ver a ninguno de sus descendientes formando una "familia alternativa".
Dios es bueno y escuchará mi súplica...

Con todo mi respeto y mi dolor.

Guayaquil, 7 de mayo de 2012

P. Paulino Toral *- CI 0100008887

viernes, 20 de abril de 2012

Entrevista a Mons. Reig: «El amor, cuando es verdadero, no admite trampas»

La Conferencia Episcopal ultima un Documento sobre el Amor humano, con el que los obispos españoles buscan recordar el mensaje de la Iglesia sobre la afectividad en la pareja y la vivencia de la sexualidad, entre otros asuntos. Monseñor Juan Antonio Reig Pla, Presidente de la Subcomisión episcopal para la Familia y Defensa de la vida, y obispo de Alcalá de Henares, explica la preocupación que tienen los obispos por formar bien a los fieles en estas materias, y la necesidad de este documento para la sociedad española. Y aunque él mismo ha experimentado que «existen grupos sociales que quieren silenciar a la Iglesia», sobre todo cuando ésta se pronuncia sobre la verdad de la sexualidad humana, afirma que «la Iglesia no puede callar la Verdad»
 
Mientras la sociedad habla de sexualidad, reproducción, o relaciones sentimentales, la Iglesia engloba estas realidades en el amor humano. Por aclarar: ¿A qué se refiere la Iglesia cuando habla de amor humano?
El amor humano hace referencia a la vocación primordial de toda persona humana, varón o mujer, creada a imagen de Dios, que es el Amor. La lógica del amor humano es el don, porque amar es darse a otro, procurar su bien. De ahí que el amor conyugal sea la donación de un hombre y de una mujer, en la que el cuerpo humano se hace lenguaje del amor y posibilita la comunión de las personas.

Este mensaje de la Iglesia sobre el amor humano, ¿es sólo aplicable a los católicos, o afecta a todos?
El mensaje de la Iglesia sobre el amor humano es universal, ya que el amor forma parte de lo específicamente humano. Lo que hace la Iglesia, que sabe que el corazón del hombre está herido por el pecado, es anunciar la gracia de Cristo, que nos capacita para amar. Nosotros sabemos que muchas personas quieren amarse y no pueden. En realidad, sólo la gracia redime el corazón.

¿Por qué es importante que, en la situación actual de España, la Iglesia se pronuncie sobre este tema?
Porque la Iglesia es experta en humanidad y sabe que el hombre no puede vivir sin amor, sin saberse amado y poder amar. Ahora bien, el amor no es simplemente una emoción o un sentimiento. El amor es una decisión que orienta nuestra voluntad siempre hacia el bien de la persona amada. Es decir, que el amor se aprende, y la Iglesia, como Maestra, tiene una misión educadora.

A los españoles, ¿nos falta formación y coherencia para vivir el amor humano que propone la Iglesia?
Todos los católicos tenemos necesidad de modelos de referencia. Por eso son tan importantes los matrimonios que, con su fidelidad, hacen resplandecer la belleza del amor. El amor vivido con coherencia y lealtad es contagioso. Y, en ese sentido, la formación y las enseñanzas de la Iglesia nos ayudan a descubrir las claves del amor humano.

La Iglesia explica que vivir la sexualidad de una forma desordenada, esto es, alejada del plan de Dios para la persona, destruye a la persona. ¿Por qué?
Se vive una sexualidad desordenada cuando los instintos o los afectos de la persona se desvían de la verdad del amor. Por eso, una persona que no sepa gobernar sus impulsos, o que se guíe sólo por las emociones, tiene su libertad atrapada; no conduce su vida, sino que es conducido y arrastrado. Y de ahí que, al no guiarse por la verdad del amor, fácilmente va a la deriva y se destruye a sí mismo. Sólo la verdad y el bien construyen a la persona en su dignidad.

Muchas parejas de novios que se quieren, y que no buscan sólo el placer de una noche, mantienen relaciones sexuales antes del matrimonio y lo ven normal. ¿Cómo se les muestra la importancia de la castidad?
Un punto de partida: la castidad es la virtud que integra en la persona humana el impulso erótico y los afectos. Por eso, la castidad, que supone el autodominio, custodia el verdadero amor. A los jóvenes hay que explicarles que la castidad posibilita la auténtica libertad para el don; y que el acto conyugal es la expresión de donación de la persona humana en su totalidad, y por eso requiere la fidelidad propia del matrimonio.

También ocurre lo mismo con matrimonios que usan métodos anticonceptivos cuando no quieren, o creen que no les resulta materialmente posible, tener más hijos...
La totalidad de la entrega que supone el acto conyugal no es compatible con reservas de ninguna clase, porque lo que se da es la persona, en el lenguaje del cuerpo. La anticoncepción falsea el amor. Otro asunto es, cuando hay motivos justos y graves, recurrir a la unión conyugal en los días no fecundos, teniendo en cuenta el ciclo de la mujer. El amor, cuando es verdadero, no admite trampas.

Hay quien dice, de forma claramente despectiva, que la Iglesia no tiene competencia para hablar sobre amor humano, y que qué sabrán los curas sobre sexualidad y matrimonio, si no están casados...
La Iglesia conoce muy bien el corazón humano, porque ha recibido la sabiduría de Cristo. Y Él es el verdadero Maestro que nos capacita para enseñar, siempre con misericordia, el camino que conduce a la meta del auténtico amor.

En su homilía del Viernes Santo habló del engaño del pecado, y de cómo Dios no está al margen del sufrimiento del hombre. Y citó, entre otros ejemplos, a las familias rotas, a las prostitutas y quienes acuden a ellas, o a los jóvenes que se introducen en el mundo de la homosexualidad para probar experiencias y encuentran el infierno. Es una realidad constatable, pero, incluso, le han denunciado por homofobia. ¿Hay grupos interesados en que la Iglesia guarde silencio sobre la verdad de la sexualidad humana?
Poner en evidencia las heridas del corazón humano, los pecados que destruyen al hombre, resulta siempre incómodo. Es evidente que existen grupos que quieren silenciar a la Iglesia y, de manera particular, a los obispos. Pero callar sería pecar de omisión y no ser fiel a la misión encomendada por Cristo. Las palabras de la Iglesia prolongan el Evangelio de Jesucristo y anuncian siempre misericordia y perdón. A través de la confesión, los sacerdotes conocemos muchos infiernos, y hemos de denunciarlos, y de anunciar la gracia de la Redención. Yo hago mías las palabras de san Pablo: ¡ Ay de mí si no evangelizare!

¿En qué consiste el verdadero respeto a un homosexual?
El respeto que merece toda persona es la verdad y el amor. La Iglesia ama y respeta a todas las personas, también a las que sienten inclinación hacia otras personas de su mismo sexo. Son mis hermanos y forman parte de mi familia. Nadie debe ser excluido del amor de Dios y del amor de la Iglesia. Eso sí, es ese amor el que nos lleva a anunciar la verdad que hemos recibido de Cristo y de la Tradición de la Iglesia.

Ningún medio reprodujo su homilía, sino que se descontextualizaron sus palabras. ¿Es un anti-servicio a la sociedad lo que hacen los manipuladores, desde algunos medios, retorciendo el mensaje de la Iglesia?
Los obispos estamos acostumbrados a que nuestras palabras sean, en ocasiones, tergiversadas, o mal vertidas en titulares escandalosos. Yo entiendo que no se hace ningún servicio a la verdad cuando se manipulan las palabras y se oculta la verdad de lo dicho. Todos necesitamos autocrítica, también los medios de comunicación. Sin embargo, y a pesar de todo, la Iglesia no puede callar la Verdad. Sería traicionar a Cristo.

José Antonio Méndez